Cocineros del chocolate

“No somos ni una pastelería ni una bombonería. Nos apasiona el chocolate y lo trabajamos con dulce y salado, por eso nos definimos como la cocina del chocolate”. Así trata de explicar Fernando Madrid, impulsor y socio de Chök Barcelona, el negocio que montó tras dejar la dirección general de Cafés Lavazza en España.

Madrid animó a su mujer, la brasileña Débora Coimbra, a sumarse al proyecto y los dos, sin apenas conocimiento del mundo de la pastelería y con una inversión inicial de 120.000 euros procedentes de créditos Enisa y del Institut Català de Finances (ICF), se aventuraron a probar suerte con las delicias de chocolate. En un mes crearon la marca, obra de la empresa Espluga+Associates, y el interiorismo del local, por el estudio Intsight.

La primera tienda la abrieron en el mes de agosto del 2013 en la calle del Carme de Barcelona. Les sirvió para tantear a los clientes. “Empezamos vendiendo bombones, tabletas de chocolate… pero no los suficientes. Así que empezamos a hacer pruebas con otros productos, hasta que un amigo nos habló de los crónuts… sigue leiendo aqui!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s